Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Marco Rubio, el sueño americano con sangre cubana

Marco Rubio, el sueño americano con sangre cubana
El congresista republicano Marcos Rubio.DR
El congresista republicano Marcos Rubio.DR

De niño, Marco Rubio le decía a su abuelo, un exiliado cubano, que algún día derrocaría a Fidel Castro y sería presidente de Cuba. Hoy, a los 43 años, su ambición sigue siendo voraz: quiere ser el primer presidente latino de Estados Unidos.

El senador republicano Marco Rubio no ha anunciado su candidatura a las elecciones de 2016, pero el lunes dijo que decidirá «en unas pocas semanas» si aspirará a la Casa Blanca.

A un año de las primarias de su partido, está en una campaña informal, con un nuevo libro sobre ideas económicas y en una gira por los estados claves, entre ellos Iowa, adonde acudirá este viernes.

Rubio nació en Miami en mayo de 1971, hijo de un matrimonio cubano que abandonó la isla quince años antes para escapar de la pobreza. Algunos años después del arribo al poder de Fidel Castro en 1959, su familia decidió no regresar más a Cuba, un país que Marco Rubio no conoce.

Sangre cubana

Pero Cuba es el hilo conductor de la vida del político, cuyas ambiciones, dice, son las mismas de generaciones de exiliados que buscaron recomponer sus vidas en Estados Unidos. «Yo soy hijo de inmigrantes, exiliados de un país en problemas. Ellos me dieron todo lo que estaba en su poder para dar. Y yo soy prueba de que sus vidas importaron, su existencia tenía un sentido», escribió en su autobiografía, ‘An American son’ (‘Un hijo americano’), publicada en 2012.

Los estadounidenses descubrieron el nombre de Marco Rubio en 2010, durante su espectacular elección para el Senado, sobre la ola del movimiento conservador Tea Party.

Pero Rubio destacaba desde antes y muchos decían que algún día se convertiría en presidente, el primero latino de Estados Unidos.

 

En línea con el su compañero republicanoJohn McCain, Rubio cree que crisis como las de Siria, Irak, Ucrania e Irán fuerzan a Estados Unidos a implicarse más en los asuntos mundiales.

Esta visión del mundo lo lleva a clasificar Cuba en la misma categoría que Irán y Siria y a buscar su aislamiento a toda costa. Mientras haya un Castro en el poder, Rubio no piensa pisar la isla de sus antepasados.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies