Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Graves disturbios raciales en EEUU tras quedar absuelto el policía que mató a Michael Brown

Graves disturbios raciales en EEUU tras quedar absuelto el policía que mató a Michael Brown

El policía blanco Darren Wilson ha sido exculpado de cualquier responsabilidad penal por la muerte a tiros del joven negro Michael Brown, que iba desarmado y que al parecer levantó las manos antes de recibir los impactos.

El anuncio ha provocado un  grave brote de violencia en las calles de Ferguson, un suburbio de St. Louis, en el estado de Misuri. Las protestas se han extendido a Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Washington y otras ciudades.

El agente de policía que mató en agosto a un joven afroamericano desarmado en Ferguson (Misouri) seguirá libre y no afrontará un proceso judicial. Tras tres meses de deliberaciones, la Fiscalía anunció ayer el dictamen de un gran jurado -formado por nueve blancos y tres negros- sobre la muerte de Michael Brown, de 18 años, por disparos del agente blanco Darren Wilson, de 28 años, en un suburbio de San Louis, en el Medio Oeste de Estados Unidos.

El jurado decidió no presentar cargos contra Wilson al considerar que no existen suficientes pruebas para procesarle por el asesinato de Brown. El policía está en libertad y mantiene su sueldo desde el suceso, que desencadenó una de las mayores protestas raciales en este país en las últimas décadas. Tras conocerse el dictamen, se desataron disturbios en Ferguson, con al menos hasta tres incendios y destrozos en ventanas y coches.

Se desató la violencia racial

Graves disturbios raciales han vuelto a estallar en las calles de la pequeña ciudad estadounidense de Ferguson, y en otras ciudades de EE.UU., a raíz de la absolución de un policía blanco que mató en agosto a un joven negro desarmado en la citada localidad del estado de Misouri. Hay al menos un policía herido de bala, informa Reuters.

«Tras las investigaciones de rigor el jurado concluyó que no hay razones para procesarlo y cuando termine estas palabras será dejado en paz», ha dicho esta madrugada el fiscal del Condado de St. Louis, Robert McCulloch, al anunciar que un jurado de instrucción ha decidido no llevar ante los tribunales al policía Darren Wilson, de 28 años, por la muerte del adolescente Michael Brown, de 18, el 9 de agosto pasado. El incidente desencadenó 12 días y noches de violentos disturbios.

Por su parte, los abogados de Wilson han declarado que el policía «siguió su entrenamiento y respetó la ley». «Entendemos que muchas personas van a querer buscar una segunda lectura de la decisión del gran jurado», han comentado, para añadir: «Animamos a cualquier persona que desee expresar una opinión que lo haga de una manera respetuosa y pacífica».

Cuando se supo la decisión del jurado la violencia se desató en Ferguson con saqueos a establecimientos comerciales, la destrucción e incendio de cinco coches patrulla, disparos al aire y el ataque a varios edificios, comercios e instalaciones, hasta el punto de que hay cerca de una veintena de edificios en llamas. Los manifestantes lanzaron botellas y ladrillos contra vehículos policiales. La policía, desplegada en carros de combate blindados efectuó disparos de gas lacrimógeno, arremetió contra los manifestantes y llevó a cabo un número indeterminado de detenciones.

Hay al menos un policía herido de bala en un brazo en Ferguson, informa Reuters. Otras versiones nde la prensa local indican que en este primer enfrentamiento hubo cuatro heridos de bala, pero no está claro si se originaron en las fuerzas policiales o en los manifestantes. Las protestas trascienden Ferguson y se extienden a Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Washington DC, Oakland y otras grandes ciudades del país.

Concretamente en Nueva York, cientos de personas marcharon por la Séptima Avenida y en las inmediaciones de Times Square con los brazos en alto, al grito: «¡Arriba las manos, no disparen!». En la capital, decenas de personas se han concentrado frente a la Casa Blanca para exigir el fin del racismo y del «terror policial». En la ciudad californiana de Oakland se han producido serios incidentes e intentos de interrupción del tráfico en algunas autopistas.

Las autoridades han sellado las calles en el centro de Ferguson, formando una barrera de agentes que, artillados con cascos, chalecos anti balas y escudos plásticos, avanzan por la alameda expulsando a todos los presentes. A su vez, los manifestantes se refugian en las esquinas y responden arremetiendo con ladrillos, palos y todo tipo de objetos que encuentran en la calle.

Imágenes de las cadenas de televisión locales muestran que el avance de la policía está amparado por carros blindados artillados con cañones de agua, gas y armas automáticas que, pese a la tensión reinante, no han sido disparadas en esta madrugada.

Momentos después del anuncio de la decisión del jurado de instrucción, en la Casa Blanca el presidente Barack Obama hizo un llamado a la calma. «Esta es una decisión con la cual muchos no van a estar de acuerdo en Ferguson y en Estados Unidos, pero es la ley y hay que respetarla», ha dicho.

Vídeo relacionado

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies