Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

A vueltas con la privatización de Aena

A vueltas con la privatización de Aena

Aeropuerto AENA

La privatización parcial del gestor aeroportuario Aena, que podría haber atornillado la recuperación económica de España tras un largo periodo de recesión, parece no estar exenta de dudas ya que su primer test, la constitución de un núcleo estable de accionistas, no ha cumplido con las expectativas iniciales.

El miércoles a mediodía terminó el plazo para presentar ofertas por el tramo reservado a futuros accionistas estables del gestor aeroportuario español, pero solo un grupo reducido de compañías españolas y fondos internacionales se ha presentado, aunque el Gobierno anunció a mediados de septiembre que ya tenía siete grupos interesados.

“Tenemos la impresión de que algunos de los inversores que se mencionaban al principio se han caído de la lista”, dijo una fuente familiarizada con la operación.

La única empresa que confirmó el miércoles su participación en la puja por Aena fue el Grupo March, que ostenta una serie de participaciones industriales a través de su sociedad holding Corporación Alba.

En el último momento, el Gobierno quiso aumentar el atractivo de la venta y, por boca de la ministra de Fomento, ofreció el martes a los potenciales nuevos socios presencia en el consejo de administración de Aena, lo que les permitirá participar de forma más activa en la gestión.

Pero, según el diario Expansión, solo cuatro grupos — Ferrovial, Norges Bank Investment Management (NBIM), ICI Fund y grupo March — tenían previsto hacer ofertas, aunque Reuters no pudo confirmar la participación de los tres primeros. Tanto en Ferrovial como Norges rehusaron hacer comentarios.

Una portavoz de Enaire – el vehículo a través del que el Gobierno controla el grupo público Aena — tampoco quiso hacer comentarios sobre los interesados en un proceso que está siendo dirigido por los dos gigantes españoles, Santander y BBVA y por los internacionales Morgan Stanley, Goldman Sachs y Bank of America Merrill Lynch.

“Vamos a difundir los nombres la próxima semana, cuando hayamos elegido a los accionistas estables”, dijo la portavoz.

El Gobierno elegirá entre dos y cuatro accionistas que se repartirán conjuntamente el 21 por ciento, de forma que la participación mínima será del 5 por ciento y la máxima del 11 por ciento.

Con esta operación — que requiere una inversión mínima de 250 millones de euros por cada socio y que contiene un compromiso de permanencia de un año– el Gobierno ingresará al menos 1.000 millones de euros.

La privatización parcial de Aena contempla la venta de un segundo tramo del 28 por ciento de su capital a colocar entre inversores institucionales y particulares como previa de la salida a bolsa prevista para finales de noviembre.

El hecho de que el Gobierno solo se separe de una participación minoritaria — inferior al 50 por ciento — ya dejó fuera de la operación a empresas concesionarias tradicionales que toman sus decisiones de inversión solo si controlan la infraestructura.

El compromiso de permanencia también excluyó de forma automática a algunos fondos cuyos estatutos no permiten estos esquemas.

La demanda se ve afectada también por las numerosas salidas a bolsa iniciadas este año y por las restricciones financieras a las que tienen que hacer frente los fondos de infraestructuras.

“No vimos interés ni por parte de los socios estratégicos ni por los fondos”, dijo un banquero que no participa en la venta.

Aena es el principal gestor aeroportuario en el mundo con 46 aeropuertos en España e intereses internacionales como su presencia en el aeropuerto británico de Luton.

El año pasado, Aena entró en beneficios tras un drástico proceso de reestructuración. El grupo obtuvo un beneficio de 597 millones de euros en 2013 gracias al enorme recorte de costes, la reducción de personal y un fuerte aumento de las tasas aeroportuarias.

Hasta el momento, analistas financieros estiman el valor de empresa (enterprise value en inglés) en unos 16.000 millones de euros, de los cuales unos 12.000 millones de euros corresponden a la deuda.

El futuro crecimiento de Aena se basa en la recuperación del tráfico aéreo y la puesta en valor de los espacios comerciales en los aeropuertos.

Según los datos remitidos a la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), el tráfico en los aeropuertos españoles subirá desde 187 millones de pasajeros en 2013 hasta 210 millones de pasajeros en 2017 (+12,3 por ciento en cuatro años) y los ingresos por pasajeros facturados crecerían desde 2.171 millones hasta 2.567 millones de euros en estos cuatro años (+18,2 por ciento).

La subida de los ingresos irá acompañada de una subida del 31,8 por ciento del EBITDA desde 1.558 millones hasta 2.053 millones, según las proyecciones publicadas por el regulador.

En el mismo periodo, la deuda bajaría en un 27 por ciento a 8.780 millones a finales de 2017, reduciéndose el apalancamiento a 4,28 veces el Ebitda en 2017 frente a 7,74 veces en 2013.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies