Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Rajoy Rajoy llama a la calma y promete transparencia sobre el ébola

Rajoy Rajoy llama a la calma y promete transparencia sobre el ébola

El-presidente-del-Gobierno-Mar_54372500417_53389389549_600_396

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió el miércoles tranquilidad a la población y confianza en los profesionales sanitarios, mientras otras dos enfermeras eran aisladas en las últimas horas en un hospital como medida de precaución tras el contagio por ébola de una compañera.

En sus primeras declaraciones tras conocerse el caso de contagio del virus, que ha acarreado fuertes críticas a la gestión de la ministra de Sanidad, Ana Mato, Rajoy prometió “transparencia total” con la opinión pública.

“En este momento lo que tenemos que hacer es estar atentos y mantener la tranquilidad”, dijo Rajoy durante una sesión de control en el Congreso de los Diputados, en respuesta a la interpelación del líder socialista, Pedro Sánchez.

Rajoy dijo que se ha creado un comité de seguimiento para garantizar la coordinación entre los responsables de la comunidad autónoma de Madrid, el Gobierno central y las instituciones europeas, con las que dijo que se habla todos los días.

Mientras, las autoridades sanitarias confirmaron que otra enfermera que atendió a los dos misioneros con ébola repatriados y fallecidos en el hospital Carlos III de Madrid estaba en aislamiento desde el miércoles por la mañana en este mismo hospital, tras presentar décimas de fiebre.

“Tiene febrícula. Se ha aplicado el protocolo y dadas las circunstancias lo hemos considerado oportuno”, dijo a Reuters una fuente de la Consejería de Sanidad de Madrid.

El último ingreso se produce después del de otra enfermera ocurrido el martes por la noche. Con estos dos casos, ya son seis las personas que están en aislamiento. Una de ellas es la auxiliar de enfermería infectada con el virus y otra es el marido de esta, que permanece asintomático.

Un ingeniero español que había viajado a Nigeria, uno de los países afectados por el peor brote de ébola de la historia que ya ha causado la muerte de más de 3.400 personas, ha dado negativo en las dos pruebas del virus, al igual que otra enfermera que tampoco presentaba síntomas.

No obstante, ambos siguen ingresados y aislados y no se descarta que se les realicen más pruebas, según confirmó a Reuters la Consejería de Sanidad madrileña.

El ébola puede tener un período de incubación de hasta 21 días y los expertos dicen que sólo es contagioso cuando los pacientes presentan síntomas como fiebre, diarrea y vómitos. Se transmite por el contacto directo con fluidos corporales como sangre, vómitos y heces.

En este contexto, el presidente del Gobierno pidió confianza en los profesionales sanitarios mientras se investiga cómo pudo producirse el contagio de la auxiliar de enfermería, que accedió en dos ocasiones a la habitación del último religioso fallecido, Manuel García Viejo.

“Pido que dejen trabajar a los profesionales, que confiemos en ellos, tienen un prestigio acreditado. La sanidad española es una de las mejores sanidades del mundo”, dijo Rajoy.

“Lo que ellos me dicen en este momento, que es lo que yo tengo que transmitir a la opinión pública, es que este es un contagio que no es fácil, que es necesario un contacto directo con el enfermo en fase avanzada”, agregó.

Siguió el protocolo

España se ha situado en el centro de atención de la comunidad médica internacional al confirmarse el primer contagio del virus del ébola fuera de África Occidental.

La paciente que sufre ébola dijo en una entrevista telefónica reproducida el miércoles por el diario El Mundo que desconocía cómo pudo producirse el contacto con la enfermedad.

“No te lo puedo decir, no tengo ni idea”, dijo la paciente, que El Mundo identificó como Teresa Romero.

La auxiliar también negó haber hecho “nada raro” al tratar al misionero García Viejo fallecido por ébola el pasado 25 de septiembre.

Romero, que según El Mundo respondía trabajosamente a las preguntas, dijo sentirse “un poquito mejor” pero rehusó mantener una conversación más larga con el diario porque “se cansaba”.

Veintidós personas que trataron los primeros síntomas de la enfermera en el hospital madrileño de Alcorcón están bajo seguimiento, al igual que los 30 sanitarios que atendieron a los dos religiosos.

Los profesionales sanitarios se han quejado de que no cuentan con las instrucciones precisas para tratar una enfermedad que, según los expertos, no se hubiera propagado si se hubiesen tomado las medidas necesarias.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies