Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Revelan secretos de “La dama del armiño” de Da Vinci

Revelan secretos de “La dama del armiño” de Da Vinci
© AFP John MacDougall
© AFP John MacDougall

Tras el estudio sobre La Gioconda, un científico francés investigó con una cámara revolucionaria esta obra de finales del siglo XV. Pudieron conocerse detalles del proceso creativo del pintor italiano

Leonardo da Vinci, el genio florentino, sigue siendo una fuente inagotable de sorpresas para los historiadores y los amantes del arte. Entre otras cosas, porque no hay una sola obra surgida de sus pinceles que no esté rodeada de algún detalle misterioso y que, cada cierto tiempo, acabe copando titulares en los medios de comunicación.

En esta ocasión le ha tocado el turno a su célebre “Dama del armiño”, uno de sus retratos más conocidos, con permiso de la Gioconda. La pintura, que se cree representa a la hermosa Cecilia Gallerani –amante de Ludovico Sforza, todopoderoso duque de Milán–, fue pintada entre los años 1488 y 1490.

Hasta ahora los especialistas creían que el lienzo había mostrado siempre a la bella joven sosteniendo en sus brazos al pequeño animal, seguramente incluido como guiño simbólico al duque, al que se conocía también como “el armiño blanco”.

Sin embargo, el reciente estudio de un científico francés, Pascal Cotte, parece haber tirado por tierra esa suposición, ofreciendo sorprendentes datos hasta ahora desconocidos acerca de una de las obras maestras de Leonardo. Durante tres años, Cotte ha tenido la oportunidad de estudiar al detalle la pintura del maestro florentino, empleando una nueva técnica denominada “método de amplificación de capas”.

Gracias a este procedimiento, mediante el cual se proyecta una serie de luces intensas sobre una obra de arte mientras una cámara analiza los reflejos resultantes, el experto galo ha conseguido reconstruir las primeras versiones que Leonardo realizó de la pintura.

Las tres versiones pintadas por Leonardo, obtenidas con la técnica de Cotte

En palabras del propio Cotte, la técnica permite “pelar” una obra de arte como si estuviéramos retirando las distintas capas de una cebolla, de forma que es posible averiguar cuál era el aspecto de la pintura en sus primeras fases de desarrollo.

Fue así, precisamente, como el científico francés averiguó que Leonardo había realizado hasta tres versiones distintas del hoy célebre retrato. Lo más interesante de esta circunstancia es que la primera de estas versiones incluía a la joven Cecilia, pero no al armiño, y en la segunda ya aparecía el animal, aunque con un aspecto y color muy distinto al que todos conocemos hoy.

Las tres versiones pintadas por Leonardo, obtenidas con la técnica de Cotte © lumiere-technology.com
Las tres versiones pintadas por Leonardo, obtenidas con la técnica de Cotte © lumiere-technology.com

Algunos detalles del ribete del vestido, de las perlas y de las mangas han sufrido algunos retoques. Además, las cejas de la dama han desaparecido, como en la Mona Lisa, el primer cuadro sobre el que trabajó Cotte. Dicha desaparición se debe en ambos casos al paso del tiempo.

Muchos de esos detalles ya eran conocidos. “No hemos descubierto nada nuevo que cambie de forma fundamental nuestro conocimiento de la obra”, dice Anna Grochowska-Angelus, jefa de los restauradores del museo.

El hallazgo ha recibido el respaldo del historiador del arte Martin Kemp, profesor emérito de la Universidad de Oxford y posiblemente el mayor experto mundial en la obra de Leonardo da Vinci. En palabras de Kemp, el descubrimiento es “emocionante”, pues ofrece una información de valor incalculable sobre la forma de trabajar y de pensar del artista del Renacimiento.

“Hasta ahora sabíamos que Leonardo cambiaba continuamente de opinión cuando comenzaba a pintar una obra, pero ahora sabemos que también lo hacía el resto del tiempo, lo que nos ayuda a entender porqué tenía tantas dificultades para acabar sus obras. Tener la oportunidad de echar un vistazo íntimo al interior de su mente es sin duda emocionante”, declaró Kemp a la prensa británica.

El objetivo de Cotte es fotografiar todos los cuadros de Leonardo da Vinci, lo que permitiría a los historiadores de arte trabajar sobre un mismo soporte. A largo plazo, el investigador y su socio de la pequeña empresa Lumiere Technology quieren crear una base global de los principales cuadros del mundo.

Los Czartoryski adquirieron este lienzo en 1800. Robado por los nazis, fue restituido a Polonia tras la Segunda Guerra Mundial y es hoy en día su bien más preciado.

El revelador descubrimiento realizado en “La Dama de armiño” es a todas luces apasionante, pero quizá lo que más emocione a restauradores e historiadores del arte sea la perspectiva de utilizar la nueva técnica desarrollada por Cotte y su empresa Lumière Technology en otras muchas obras maestras de la pintura.

Quién sabe que otras sorpresas nos esperan…

Fuentes: BBC, The Guardian

 

© lumiere-technology.com
© lumiere-technology.com

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies