Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Diagnosticado en Estados Unidos el primer caso de ébola fuera de África

Diagnosticado en Estados Unidos el primer caso de ébola fuera de África
Aspecto de la entrada a los centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Atlanta. (Foto: EFE).
Aspecto de la entrada a los centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Atlanta. (Foto: EFE).

Estados Unidos se convirtió ayer en el primer país que diagnostica un caso de ébola que se produce fuera de África. El paciente aterrizó en el aeropuerto de Dallas el 20 de septiembre procedente de Liberia, uno de los países más afectados por la epidemia. Sin embargo, no fue hasta seis días después cuando solicitó asistencia sanitaria. Ayer fue diagnosticado de ébola. Durante los seis días, el paciente del que no han trascendido más datos, estuvo en contacto con varias personas, principalmente de su entorno familiar. Estos familiares están bajo observación aunque de momento no se ha notificado ninguna transmisión.

Los familiares con los que convivió están bajo observación

Fue el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, Thomas Frieden, quien confirmó el primer caso diagnosticado de ébola dentro de las fronteras estadounidense. «No tengo ninguna duda de que controlaremos este caso para que (la enfermedad) no se expanda», destacó el director de los CDC, que no obstante ha admitido que personas en contacto con el enfermo podrían desarrollar la enfermedad «en las próximas semanas».

«No hay riesgo de que se produjera transmisión durante el vuelo», recalcó Frieden, quien explicó que «el ébola no es transmitido por alguien que no presente fiebre u otros síntomas», lo que ocurrió cuatro días después del viaje. Sin embargo, el comisionado de Salud de Texas, David Lakey, descartó la posibilidad de que se den otros casos de la enfermedad en el estado.

Hospitalizado en Dallas

El paciente se encuentra internado de forma aislada en el Hospital Presbiteriano de Dallas (Texas), después de que se sospechara su contagio por los síntomas que presentaba.

Este sería el primer paciente diagnosticado en el país, aunque ya han sido tratados cuatro más. Tres de ellos se han recuperado completamente y otro fue trasladado al Hospital Universitario de Emory hace más de dos semanas, sin que hasta ahora se conozcan detalles de su estado.

Hasta el momento el virus ha causado ya la muerte de más de 3.000 personas en países como Sierra Leona, Liberia, Nigeria, Guinea y Senegal, según cifras oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS). A este brote se le suma otro registrado en el Congo, país donde el ébola aparece con frecuencia entre la población local. Estas cifras podrían incrementarse de forma muy notable durante los próximos meses, según analistas de la OMS.

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, recalcó la necesidad de implementar «estrictos protocolos de aislamiento» para limitar el riesgo de nuevos casos de ébola en el país. Las palabras del mandatario se produjeron durante una conversación con el director del CDC, Thomas Frieden, quien fue el encargado de comunicar a Obama las noticias sobre el caso, según informó la Casa Blanca.

Por su parte, el Departamento de Sanidad de Texas dijo que «los CDC recomiendan que las personas se protejan evitando el contacto con la sangre y los fluidos corporales de las personas enfermas de ébola», al tiempo que ha pedido a los trabajadores sanitarios que pregunten a los pacientes sobre sus viajes recientes y les consideren pacientes de ébola en caso de que presenten fiebre y hayan viajado en los últimos 21 días a Sierra Leona, Guinea, Liberia y algunas zonas de Nigeria. El ébola se contagia mediante el contacto directo con sangre y otros fluidos corporales o por exposición a objetos contaminados. El virus no es contagioso hasta que no aparecen los primeros síntomas, aunque éstos pueden surgir en un plazo de entre dos y 21 días después del contagio.

Hasta ahora, EE.UU. sólo había tratado a médicos o voluntarios norteamericanos que trabajaban en hospitales de África y que fueron repatriados después de contagiarse la mortal enfermedad. Los primeros fueron el médico Kent Brantly, de 33 años, y la enfermera Nancy Writebol, de 59. Ambos recibieron tratamiento en Atlanta con el suero experimental ZMapp, aunque no se han dado detalles clínicos del tratamiento completo. Otro médico, Rick Sacra, también fue tratado, esta vez en Massachusetts, tras contraer el ébola en Liberia. Recibió el alta médica la semana pasada.

Un cuarto paciente que se sospecha contrajo el ébola en el extranjero fue hospitalizado durante el fin de semana en las afueras de Washington.

El diagnóstico del primer caso de ébola en Estados Unidos se produce también menos de una semana después de que el presidente, Barack Obama, hiciera un llamamiento urgente desde la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York para que toda la comunidad internacional intensifique sus esfuerzos y recursos para combatir la epidemia.

Aunque es la primera vez que se da en Estados Unidos un caso de ébola, el país ha importado en la última década cinco casos de virus hemorrágicos muy similares: la fiebre de Marburgo y la fiebre de Lassa. Ninguno contagió a nadie más.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies