Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

¿Cómo afecta el deshielo a la gravedad terrestre de la Antártida?

¿Cómo afecta el deshielo a la gravedad terrestre de la Antártida?

fotonoticia_20140610140949_800

Los glaciares de la Antártida occidental se derriten y su volumen se reduce a un ritmo de 125 kilómetros cúbicos al año. Este deshielo provoca una caída en el campo de la gravedad sobre la región perceptible desde el espacio.

El satélite Grace de la NASA y el de la Agencia Espacial Europea, el GOCE, han proporcionado durante años alarmantes datos sobre ambos procesos. Y entre 2009 y 2012 un colectivo de científicos del Instituto Alemán de Investigación Geodésica, la Universidad Técnica de Múnich (Alemania), la Universidad Tecnológica de Delft (Países Bajos) y el Laboratorio de Propulsión a Chorro (Estados Unidos) estableció una correlación inmediata entre ellos.
Para monitorear los efectos del cambio climático, la capa de hielo de la Antártida fue dividida convencionalmente en cuencas hidrográficas de distinto tamaño. A partir de esta matriz, las mediciones del Grace pudieron ser procesadas de manera comparativa para averiguar qué cambios sufren los glaciares en cada cuenca y cómo se produce la descarga de hielo a los océanos.

En cifras absolutas la variación de la gravedad no es muy grande, asegura la revista ‘Slate’. Son mucho más importantes las alteraciones que se observan en la altimetría, especialmente en las zonas donde el hielo se derrite más velozmente. Pero lo que alimenta la mayor preocupación son los datos de la paleogeografía, puesto que, según se conoce, en el pasado los periodos de pérdida drástica del peso de los glaciares estuvieron seguidos de un alza en la actividad volcánica.

Este efecto se debe a la tensión del subsuelo. Las capas de hielo son tan pesadas que hunden la corteza terrestre. Al perder decenas de miles de millones de toneladas de peso anualmente debido a la desaparición de los glaciares, como sucede ahora, la corteza regresa a su forma original. Este rebote disminuye la tensión en las rocas subyacentes, facilitando al magma su ascenso a la superficie y, por ende, las erupciones volcánicas.

Las mediciones de la otra mitad de la región antártica, la oriental, no han sido suficientes para sacar las mismas conclusiones, pero los sondeos por satélite del continente glacial continúan y pueden implicar más revelaciones.

Noticias relacionadas

http://www.navarrainformacion.es/destacado/la-inversion-magnetica-de-la-tierra-podria-darse-antes-de-lo-que-se-creia/

http://www.navarrainformacion.es/destacado/el-hielo-antartico-se-derrite-mas-rapido-de-lo-que-pensamos/

Vídeos relacionados

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies