Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Condenan a 35 años de cárcel a la madre que mató y congeló a sus bebés en Pilas (Sevilla)

Condenan a 35 años de cárcel a la madre que mató y congeló a sus bebés en Pilas (Sevilla)
Jurado-declara-culpable-doble-asesinato-madre-Pilas_MDSIMA20140917_0688_11
La parricida, Sara López Hernández.

La Audiencia de Sevilla ha condenado a 35 años de cárcel a Sara López Hernández, de 37 años, la madre que fue hallada culpable del asesinato de los dos bebés que fueron hallados por su ya exmarido en noviembre de 2012 en sendos congeladores de su vivienda de Pilas (Sevilla).

El abogado Manuel Caballero, que representa a la acusada, ha confirmado que la condena impuesta a la procesada es de 17,5 años de prisión por cada delito de asesinato, aunque la parricida sólo cumplirá una pena máxima de 25 años, el límite legal que establece el Código Penal español. La mujer, además, tendrá que pagar una indemnización de 300.000 euros a su exmarido y a sus hijos menores.

Un jurado popular declaró el pasado 17 de septiembre a Sara L.H. culpable de matar por “asfixia mecánica” a sus dos bebés recién nacidos en su casa de Pilas, a los que luego introdujo en bolsas y en dos congeladores de su vivienda junto a varios alimentos.

El defensor indicó que aún no ha tenido tiempo de estudiar el fallo, por lo que no se ha pronunciado sobre si decidirá recurrir la condena ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La sentencia de la Audiencia de Sevilla se produce después de que el jurado popular hallara culpable a la madre de dos delitos de asesinato, aunque lo hizo por unas mayorías simples de siete y ocho votos a favor de los nueve miembros que formaban parte del jurado. El veredicto demostró entonces las dudas generadas en algunos miembros del jurado respecto a la autoría de los delitos, hasta el punto de que en el caso de uno de los bebés se alcanzó el mínimo de siete votos que exige la ley del jurado para determinar la culpabilidad. Si tan sólo otro jurado más hubiera votado en contra, Sara López habría sido absuelta de uno de los asesinatos, puesto que la ley del tribunal del jurado fija una mayoría mínima de siete votos para declarar probados los hechos desfavorables a la acusada y de cinco votos en el caso de los favorables.

El veredicto concluyó por una mayoría de ocho votos a favor que la acusada es culpable de haber dado muerte al bebé que nació el 24 de junio de 2011 (el que fue hallado en primer lugar, el 9 de noviembre de 2012 en el frigorífico de la vivienda), mientras que con respecto al segundo bebé (del que Sara López habría quedado embarazada entre 2002 y 2008, y que fue descubierto el 27 de noviembre) el veredicto se alcanzó sólo por una mayoría de siete votos a favor y dos en contra.

En ambos casos, el veredicto señalaba que la acusada quedó embarazada y decidió ocultar su estado de gestación, dando a luz sin ayuda alguna en su domicilio de Pilas para, a continuación, acabar con la vida de ambos bebés por un mecanismo de “asfixia mecánica” y sin que tuvieran posibilidad de defensa.

En el caso del bebé hallado en primer lugar, el jurado determinó que esa muerte fue provocada por la acusada “tal y como tenía previsto”, algo que no se declaró probado en cuanto al otro bebé. Después, añadía el veredicto, la madre metió ambos cadáveres en bolsas de plástico y los guardó en sendos congeladores de su domicilio.

A lo largo de este juicio, las pruebas científicas desmontaron la versión de la procesada, al sostener los forenses que los bebés respiraron de forma independiente y murieron uno ahogado y el otro muy probablemente también. Otro forense introdujo la sorpresa al afirmar que podría haber un tercer bebé muerto y que la madre congeló a los otros dos al ver la “destrucción” del cuerpo. Los psiquiatras certificaron igualmente que la madre no padece ninguna patología mental.

Para llegar a la conclusión de que los bebés nacieron vivos y respiraron fuera del claustro materno, el jurado tuvo en cuenta el informe pericial elaborado por los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) de Sevilla que en el juicio ratificaron su dictamen y aseguraron que ambos bebés murieron por un mecanismo de “asfixia mecánica”, por lo que ambas muertes fueron violentas y con un origen homicida.

El jurado también valoró el testimonio de la acusada a la hora de acreditar que se quedó embarazada de uno de los bebés a finales de 2010 y que decidió ocultarlo porque “no quería que su marido la obligara a abortar”, al tiempo que reconoció que dio a luz en la bañera, que llenó parcialmente, lo que coincide con el dictamen forense que puso de manifiesto que uno de los bebés murió ahogado. A pesar del veredicto de culpabilidad, el jurado se mostró favorable a la concesión del indulto, por una mayoría de siete votos.

Tras el veredicto, la Fiscalía y la acusación particular que ejerce el abogado Rafael García, en representación del ex marido de la acusada, reiteraron su petición de condena de 40 años de cárcel por dos delitos de asesinato para Sara López, aunque la magistrada Dolores Sánchez ha decidido finalmente imponerle una pena algo más leve de la solicitada. El abogado de la defensa, Manuel Caballero, se opuso a la imposición de cualquier condena.

En su informe final, la fiscal del  caso, Gracia García, pidió al jurado un veredicto de culpabilidad porque consideró que la acusada es un “monstruo de madre” y una persona mala, que es “capaz de verle la cara a sus bebés y matarlos”.

Durante la vista oral, Sara López Fernández, se declaró inocente y negó rotundamente que matara a sus dos bebés, pero este alegato, unido a la sombra de los malos tratos, no llegó a calar finalmente entre el jurado popular, que dictaminó la culpabilidad de la acusada aunque no por unanimidad.

La madre de Pilas alegó que uno de los bebés nació muerto e intentó salvarlo, mientras que afirmó que no recordaba nada del otro parto, ni siquiera de que estuviera embarazada. “No me he sentido culpable porque yo no he matado a mis hijos”, afirmó Sara López en su declaración, en la que en muchos momentos no dejó de sollozar y de asegurar que “adora a sus hijos” y quiere volver con ellos, en alusión a los tres hijos que tiene, uno de los cuales nació después de ser detenida.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies