Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El David ‘se tambalea’

El David ‘se tambalea’
El David de Miguel Ángel.
El David de Miguel Ángel.

El David, de Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564), una de las obras más famosas de la historia del arte, presenta pequeñas fracturas en la parte inferior de sus piernas. La causa es su propia inclinación que podría poner en peligro la integridad de la propia escultura, obra clave del Renacimiento italiano. Está situada en la Galería de la Academia de Florencia, y fue hecha entre 1501 y 1504.

Es el símbolo de la virilidad demasiado pesado, el icono de Miguel Ángel corre el peligro de desplomarse, porque el peso del David descansa sobre unos puntos de apoyo endebles. Tiene los tobillos débiles. Sus 5.572 kilos generan micro fisuras, como varices transversales que corren por el tobillo de su pierna izquierda y en el apoyo –con forma de tronco de árbol- de la derecha. Los técnicos del Instituto de Geociencia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (YgG-CNR) ya han señalado la amenaza de pérdida de estabilidad, según dieron a conocer en un informe publicado en el Journal of Cultural Heritage.

Después de ejecutar pruebas sobre réplicas de diez centímetros de yeso han hallado el talón de Aquiles de la escultura tallada en un mármol de tercera por un artista de primera. El análisis ha determinado que “tanto la estabilidad y la deformación resultante de la estatua son muy sensibles por la pose” de la estatua. Es decir, que la originalidad del movimiento logrado por la maestría del genio renacentista es el mayor riesgo de conservación que tiene la figura. Demasiado buena para ser inmortal.

Otra de las conclusiones a las que se ha llegado es que, durante el tiempo en que se mantuvo al aire libre, en la Plaza de la Señoría de Florencia, su posición era inclinada hacia delante, en un ángulo peligroso para la estabilidad y la conservación. La consecuencia de la inclinación antigua -hoy, una copia vive en la plaza- son estas fisuras que recorren el punto más crítico de la estatua.

Según indican, sufriría en caso de un terremoto o temblores, incluso, de vibraciones por causa de reformas en la Galería de la Academia de Florencia o de la construcción de carreteras en los alrededores del edificio. De hecho, en alguna ocasión se llegó a sugerir que la escultura debía trasladarse a una habitación subterránea a prueba de terremotos. La historia sísmica de la capital toscana dice que ha tenido 127 sacudidas leves, ninguna de ellas superaron los cinco puntos de intensidad.

El emblema de la valentía y del orgullo, el hombre que derrotó al gigante Goliat, el símbolo de la República de Florencia ante la hegemonía de los derrocados Médici y la amenaza de los Estados Pontificios, está herido. Es humano.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies