Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

García Márquez acabó odiando su obra más famosa “Cien años de soledad”

García Márquez acabó odiando su obra más famosa “Cien años de soledad”

ICV-lamenta-Garcia-Marquez-homenaje_TINIMA20140418_0201_19

Su obra de referencia le cambió la vida «y no para bien», afirmó en una entrevista al diario ABC. Murió el jueves Santo, el mismo día que Úrsula, uno de sus personajes del libro

 

Aunque fue su obra literaria más famosa, y para muchos su obra cumbre muy por encima de cualquier otra que haya escrito. Traducida a una treintena de idiomas y considerada uno de los referentes de la literatura universal, a García Márquez le costó digerir el éxito de Cien Años de Soledad, y llegó a confesar su odio hacia su obra. Así lo hizo en una entrevista publicada por el diario ABC en 1991, en la que admitía que el cambio de vida que le supuso la popularidad fue una auténtica conmoción «y no para bien».

«El acoso al que he sido sometido me ha perturbado. Desde entonces, mi vida ya no es la misma», afirmaba el escritor, que confesaba sentirse «una atracción de circo». «Antes, cuando era una persona normal y espontánea, quedaba con alguien para almorzar y bromeábamos de cualquier insignificancia y nos lo pasábamos estupendamente. Ahora, cuando llego a un restaurante, hay veinte personas esperándome, como si fuese una atracción de circo. Y no sólo eso: durante el transcurso de la comida esperan la frase inteligente, la ocurrencia magistral. ¡Agotador!», decía el Nobel en un momento de la entrevista.

«Yo no reniego de ‘Cien años de soledad’. Me ocurre algo peor: el odio. Está escrita con todos los trucos de la vida y con todos los trucos del oficio. Eso no lo ha sabido ver ningún crítico. Los críticos tratan de solemnizar y de encontrarle el pelo al huevo a una novela que dice muchas menos cosas de lo que ellos pretenden. Sus claves son simples, yo diría que elementales, con constantes guiños a mis amigos y conocidos, una complicidad que sólo ellos pueden entender» .

Según García Márquez  esa novela, considerada una de las mejores de todos los tiempos, no era ni mucho menos la mejor escrita. El autor confesaba su preferencia por otras, como  «El amor en los tiempos del cólera» o «El otoño del patriarca», y manifestaba su malestar porque  los críticos no habían sabido entenderlas.

García Márquez  murió el jueves Santo, el mismo día que Úrsula, uno de sus personajes del libro Úrsula Iguarán, matriarca de Cien Años de Soledad.  «Amaneció muerta el Jueves Santo. La última vez que le habían ayudado a sacar la cuenta de su edad, por los tiempos de la compañía bananera, la había calculado entre los ciento quince y los ciento veintidós años», escribió Gabriel García Márquez como una premonición casi, allá por el 1965, el año de creación de esta novela, publicada dos años después.

Al entierro de su personaje asistió muy poca gente, “en parte porque no eran muchos quienes se acordaban de ella, y en parte porque ese mediodía hubo tanto calor que los pájaros desorientados se estrellaban como perdigones contra las paredes”.  La despedida pública del Nobel de Literatura, en cambio, se antoja multitudinaria.  El escritor, que será incinerado hoy en la intimidad, será homenajeado el lunes en el Palacio de Bellas Artes de México.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies