Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El PSOE acepta que su veto a Bildu le hundirá electoralmente en Navarra

El PSOE acepta que su veto a Bildu le hundirá electoralmente en Navarra

Rubalcaba

El PSOE asume que puede ver menguada aún mas su representación en Navarra con una pérdida de votos, escaños e influencia progresiva en los últimos 18 años que  lleva camino de situar al PSN en la prescindibilidad política.

 

Roberto Jiménez ha salido vivo del cónclave, si bien se mantiene al frente de un partido muy cuestionado por un importante sector interno y con un evidente déficit de credibilidad. El desgaste del secretario general del PSN,  tras el veto de Ferraz a una moción de censura que solo podía salir adelante con el concurso de Bildu implica, según admiten en la dirección del partido, un sacrificio electoral similar, aún con sus diferencias, al que ya asumió en el 2007 cuando se prohibió al PSN sellar un pacto de gobierno con NafarroaBai, formada entonces por Aralar, Eusko Alkartasuna, Batzarre, PNV e independientes, que habría desbancado a UPN. Entonces los socialistas contaban con 12 diputados en el Parlamento autonómico; en el 2011 se quedaron en nueve. Es un precio alto, dicen, pero “necesario”.

El análisis, fuera de Navarra, es claro. Más allá de críticas aisladas de algunos diputados, el grueso de los barones socialistas, con los que Rubalcaba ha contactado a lo largo de estos días, compartía el no a un maniobra de acoso y derribo contra la presidenta de la comunidad foral, Yolanda Barcina, con el argumento de que aún “es pronto” para considerar a la formación independentista, parcialmente heredera de la ilegalizada Batasuna por formar parte de ETA.

Nadie tiene duda en el PSOE de que dar el paso que exigía el líder del PSN habría tenido su impacto en la campaña para las elecciones europeas. Entre otras cosas, porque Roberto Jiménez siempre dijo que no pretendía gobernar sino convocar elecciones adelantadas en coincidencia con los comicios a la Eurocámara del 25 de mayo.

El equipo de Rubalcaba, con el secretario de Organización, Óscar López, y el secretario de Política Autonómica, Antonio Hernando, al frente, ha evitado así el estallido de una bomba que podría haber tenido efectos devastadores justo cuando el PSOE parecía disfrutar de un momento dulce. Salvando las distancias, los socialistas corrían el riesgo de provocar una crisis similar a la que, hace ahora un año, provocó el caso Ponferrada. Y no se ha querido tropezar dos veces con la misma piedra.

 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies